Marketing ético para que florezca tu empresa de ecoturismo

¡Laura Tuero al teclado! Mi propósito es que mejores el mundo con tu empresa. ¿Cómo? Con marketing, pero no cualquier marketing, un marketing ético y consciente, que permita una conexión genuina y enriquecimiento para todos, para ti, tu cliente y todo lo que os rodea.

Enhorabuena. Si has creado una empresa de ecoturismo ya tienes un largo recorrido en lo que a ética se refiere. ¡Tienes una empresa ética! Y eso que puede sonar sencillo, es por lo que grandes organizaciones están hoy en día en jaque. Tú ya lo tienes. Ahora bien, la siguiente pregunta que te plantearía sería: ¿es tu marketing ético?

En este artículo te invito a recorrer conmigo una experiencia transformadora, para que tu semilla (empresa de ecoturismo) florezca a través del marketing ético. ¿Te apuntas?

Primera parada: ¿Por qué el marketing ético es imprescindible en el ecoturismo?

Una de las principales razones por las que prácticamente todo tipo de empresas están virando hacia la ética es el cambio de mentalidad y comportamiento del consumidor. El poder del consumidor ciudadano, su consumo consciente, sostenible, responsable y con valores, es algo que viene reflejado en estudios tanto a nivel nacional como internacional. (Puedes leer más sobre esto en el III Estudio de Marcas con Valores).

Todas las empresas están al corriente de esta realidad, algunas han dado pasos firmes hacia su transformación, otras no saben ni por dónde empezar, y otras han tratado de maquillar la situación con un marketing con propósito, pero sin ninguna contribución real. Y de esto último, las personas, los clientes, nos hemos dado cuenta, tal y como se refleja en el anterior estudio nombrado. ¡Los consumidores cada vez se creen menos lo que las marcas les cuentan!

Por otra parte, en los negocios nacidos de un verdadero propósito de contribución al mundo, como es el caso de tu empresa de ecoturismo, nos encontramos también con distintas realidades:

  • Empresas de ecoturismo que toman en consideración sus valores y propósito en cada una de las acciones de marketing que realizan. Con ello, logran una conexión sólida y a largo plazo basada en la confianza, la honestidad y la transparencia con sus clientes.
  • Empresas de ecoturismo que, llamadas por las técnicas de marketing de alto impacto y escalado, se centran exclusivamente en los resultados de ventas a corto plazo, sin mirar atrás en lo que a valores se refiere. Así, logran un intenso crecimiento inicial, pero luego no logran mantener la fidelidad de los clientes. 

Supongo que a estas alturas te estarás preguntando: ¿qué es el marketing ético? El marketing ético es un marketing más reflexivo, consciente y empático con el mundo. Para profundizar en el concepto haz clic en el enlace anterior.

Segunda parada: El modelo ético de tu empresa de ecoturismo

Cuando hablamos de marketing generalmente pensamos en comunicación, publicidad, redes sociales… En definitiva, en canales a través de los cuales conectar y vender a los clientes.

Sin embargo, el marketing es mucho más. Es conocer al cliente, diseñar productos y servicios enfocados a sus necesidades reales, crear todo el sistema de distribución, establecer una política de precios adecuada. Y ya por último, cuando todo ese compost está listo es cuando podemos comenzar a abonar, a comunicarnos con las personas que podrán ser en un futuro nuestros clientes.

En todos estos elementos, el marketing, hasta ahora, solo tenía un objetivo: maximizar el beneficio económico para la empresa. Ahora, el marketing ético tiene un propósito de fondo con aún mayor peso: la sostenibilidad de nuestro mundo y nuestro planeta, tanto a nivel medioambiental como social.

Y para que este propósito salga a relucir y sea una realidad, necesitaremos una fuente de valores que está en nosotros mismos, en las personas que forman parte de nuestro negocio de ecoturismo.

Conocernos. Saber cuáles son nuestros valores como personas y poder contribuir con ellos en nuestro día a día, en el trabajo, no solo nos permitirá conectar de forma transparente y genuina con nuestros clientes, sino también gozar de mejor salud, como subrayan algunos estudios y el doctor en Recursos Humanos, experto en psicología de trabajo, Simon Dolan

Crear un modelo ético y modelar a través de él nuestra cultura de empresa, y que esto sustente todas las acciones de la organización, entre ellas el marketing, es lo que dotará de coherencia al conjunto. 

Tercera parada: Ejes de cambio para un marketing más ético

A partir de esos valores compartidos en tu empresa de ecoturismo podéis comenzar a establecer vuestros ejes de cambio hacia un marketing más ético.

Y ahí el ingrediente fundamental será la innovación. Evitar seguir fórmulas estándar que nos dan resultados pero sin considerar cómo se llega a ellos es clave. Crear vuestro propio marketing, como lo hizo Yvon Chouinard con su famosa marca Patagonia.

En #SaveTheMarketing, la tribu de los marketers éticos a la que pertenezco, hemos establecido algunos ejes de cambio para un marketing más ético partiendo de nuestros valores. Pero ojo, como te he advertido, las fórmulas mágicas no funcionan. Analiza cuáles son tus propios ejes de cambio. Es posible que coincidan con estos, o no.

Crea tu propia aventura, y si necesitas un guía para tu primera escalada, pide ayuda. Pero hazlo tuyo. Tu marketing es la semilla de tu empresa, debe contener tu esencia.

Cuarta parada: Comprender, crear, cuidar y contribuir

Ahora que sabes lo que quieres cambiar, sobre qué ejes virar, llega el momento de establecer el proceso de transformación e innovación. Y aquí he de advertirte algo, una empresa es como una planta:

  • Cuando tienes la semilla debes comprender cuáles son sus necesidades para elegir el tipo de tierra, el lugar (exterior, interior, más o menos luz), etc. 
  • Una vez que sabemos, pasamos a ejecutar, a realizar el germinado y plantado. ¡Es el momento de crear!
  • Luego tenemos que cuidarla, con el riego, adaptando este a las inclemencias del tiempo, abonando, etc. 
  • Por último esa planta contribuye regalándonos la belleza de sus flores o el sabor de sus frutos.

Pero ahí no termina todo. Queremos que nuestra planta, nuestra empresa de ecoturismo, siga creciendo o simplemente manteniéndose, y para ello hay que seguir comprendiendo, creando, cuidando y contribuyendo.

Una empresa, la innovación, el marketing, es un proceso cíclico.

Quinta parada: Aquí y ahora

A veces, me emociono tanto hablando (o escribiendo) sobre marketing ético que se me olvida lo más importante: tú y las personas que forman parte de tu empresa.

Así que, si tras leer esto sientes más confusión que al comienzo: ¡olvídalo todo! Es posible que tú tengas tu propia forma de hacer marketing ético y estés tan satisfecho/a con ello que no necesites ayuda ni ideas nuevas.

Ahora, si de verdad esto ha hecho clic en tu cabeza te invito a dar el primer paso para hacerlo realidad. Toma tu agenda y resérvate 1 hora en las próximas 24h para plantearte esta pregunta: ¿Qué puedo hacer en las próximas 24 horas para que mi empresa de ecoturismo sea más ética?

Y si crees que necesitas ayuda con tu marketing ético… ¡cuéntame! Quizás conozca al profesional que pueda ayudarte, quizás yo o quizás otra persona que crea pueda aportarte un valor más ajustado a tus necesidades.

Sobre la autora

Soy Laura Tuero y mi sueño es cambiar el mundo a través de ideas innovadoras y éticas; promuevo un marketing transparente centrado en las personas, sus emociones y experiencias.
Tras 10 años trabajando en el sector del marketing, emprendí como consultora para ayudar a pequeños y medianos proyectos a crecer de forma consciente, algo que no podría lograr sin mi tribu #SaveTheMarketing.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

La locura de las empresas de ecoturismo: cómo comunicar para 5 tipos de clientes diferentes.

La locura de las empresas de ecoturismo: cómo comunicar para 5 tipos de clientes diferentes.

Tras un largo día en la montaña, tu cuerpo no puede más. Comes algo y te sientas cara al ordenador: toca actualizar las redes y enviar el boletín quincenal. Con una infusión al lado, te pones a escribir. Pero… ¿A quién te diriges? ¿Para quién escribes? ¿Para turismo familiar? ¿Para centros educativos? ¿Para naturalistas? ¿Para la administración? ¡BOOM!